Compartir

Las calificadoras S&P, Fitch y Moody´s Ratings dijeron el lunes que el gobierno de la virtual presidenta electa de México, Claudia Sheinbaum, enfrentará retos en finanzas públicas, apuntando particularmente al déficit fiscal y debilidades de la petrolera estatal Pemex.

La científica climática Claudia Sheinbaum, muy cercana al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, obtuvo una victoria aplastante en los comicios del domingo, tras los que se convertirá en la primera mujer en llevar las riendas de la segunda mayor economía de América Latina.

La nueva administración, que iniciará en octubre, “se enfrentará a retos en las finanzas públicas, incluyendo un déficit fiscal que recientemente ha crecido y debilidades de larga data en la empresa estatal Pemex”, señaló S&P en un comunicado.

Moody´s Ratings consideró que era importante “ver el grado de compromiso con la austeridad fiscal” y demostrar voluntad de adoptar medidas que mantengan el déficit en niveles entre el 2% y 3% del PIB.

S&P considera que si prosiguen medidas como las de la actual Gobierno en México, que ha reducido la independencia de varias agencias, las reformas que debilitan los controles y equilibrios de los poderes podrían afectar la confianza de los inversores privados y afectar al crecimiento económico y la solvencia.

Aunque el discurso de Sheinbaum se ha caracterizado por ser ambientalista y buscar impulsar las energías renovables, las tres agencias coincidieron, en notas separadas, en la alta probabilidad de que el nuevo Gobierno apoye financieramente a la petrolera estatal.

“La administración entrante ha abogado por mantener el importante papel de Pemex en el mercado petrolero del país, lo que implicará continuas transferencias del Gobierno federal en ausencia de mejoras significativas en la eficiencia operativa de la empresa”, señaló Fitch.

S&P sostuvo que, para apoyar a la petrolera, el nuevo Gobierno podría incluso realizar “recortes fiscales o transferencias presupuestarias, tal vez junto con reformas para fortalecer las operaciones de la empresa y abordar sus debilidades internas”.

Moody´s por su parte consideró que es previsible que se mantenga el compromiso de “soberanía energética” que ha caracterizado al gobierno de López Obrador y el papel dominante del Estado en el sector energético. Además, no vislumbra cambios en el modelo de negocios de Pemex.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *