En una nueva crítica al Poder Judicial, López Obrador consideró que es una instancia que se encuentra “secuestrada” por los potentados y las élites económicas; que viola la Constitución con salarios de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación por arriba de las percepciones del Presidente y que mantiene privilegios mediante un fideicomiso de 20 mil millones de pesos.

Aunque subrayó que será la Cámara de Diputados la que, en su momento, determine si se aplica un recorte al presupuesto del Poder Judicial para 2024, como lo han adelantado legisladores morenistas, deslizó su aval claramente: “nada más, si van a hacer un ajuste, que dejen –esa es una opinión– lo sustancial, que no se afecte todo lo que tiene que ver con los procesos judiciales, sino que hay que quitarle el copete de privilegios. Ya no está de moda, ¿verdad?, lo de los copetes, se pueden cortar el copete de privilegios, nada más una tusada al copete”.

Para López Obrador se necesita “ser caradura y cínico e insensible”, para asumir un salario de casi 700 mil pesos, cuando la mayoría de la población carece de dinero hasta para adquirir lo más indispensable. “¡Cómo un impartidor de justicia va a hacer eso! Y luego salen con el cuento: ‘Es que así no se corrompen’, como si dinero no llamara a dinero”.

Mostró la cronología del proceso para ordenar la suspensión de libros de texto en Chihuahua y en Coahuila, que en un caso no pasó de 48 horas hábiles desde que se le turno el expediente, asignación que también fue cuestionada por López Obrador en el recurso de Coahuila.

Más adelante, fue mucho más explícito al exponer su inconformidad con las resoluciones en torno a esos materiales escolares : “¿no quieren que se distribuyan?, nada más que ellos asuman su responsabilidad. ¿Qué van a hacer los niños sin libros? ¿Y qué quieren, que cerremos las escuelas?”

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *