La Casa Blanca dijo que está siguiendo de cerca el secuestro de tres hombres y una mujer de nacionalidad estadunidense, poco después de cruzar la frontera, hecho que calificó como «inaceptable», y señaló que el presidente estadunidense Biden está al corriente de la situación.

«Estamos dispuestos a proporcionar toda la asistencia consular apropiada y las fuerzas del orden estadunidenses están en contacto con las fuerzas del orden mexicanas», declaró a la prensa la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, a la par que remarcó que sus pensamientos están con las familias.

Por su parte, la embajada estadunidense en México informó en un comunicado que en el incidente, ocurrido el viernes, «murió trágicamente un ciudadano mexicano inocente», sin ofrecer más detalles y que funcionarios de ambos países colaboran para rescatar a los cautivos.

«Oficiales de diversas agencias de procuración de justicia estadunidense están trabajando con las autoridades mexicanas en todos los niveles de gobierno para lograr el regreso a salvo de nuestros compatriotas», detalló la legación diplomática.

Los cuatro estadunidenses secuestrados fueron identificados como Latavia McGee, quien venía a México a hacerse una cirugía estética, su primo, Shaeed Woodward, y sus amigos Zindell Brown y Eric James Williams. En el lugar de los hechos se encontró la licencia de conducir de Williams.

El pasado viernes, McGee llamó a su madre, Barbara Burgess, para decirle que estaba a 15 minutos de llegar a su cita con el cirujano, y que al terminar su consulta se comunicaría de nuevo. Burgess no volvió a oír de ella. “Su teléfono empezó a mandarme al buzón”, dijo.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *