La incertidumbre por escasez de medicamentos, vacunas y tratamientos de diabetes, cáncer, postrasplantes e hipertensión, entre otras, marca el inicio de 2023 y se avizora la misma ruta en 2024, alertó el colectivo Cerodesabasto.

Impulsado por la organización Nosotrxs, que reúne a pacientes, familiares, médicos, organizaciones y académicos para lograr el acceso efectivo a medicamentos e insumos médicos, indicó que la razón central del desabasto es porque “compran a precios más altos al hacerlo por adjudicación directa, se compra menos con la misma inversión”.

Aclara que, aunque ha mejorado la distribución, aún se recogen denuncias en diversas regiones del país por escasez y desabasto en medicamentos para tratamientos oncológicos, como el fluororacilo, aciclovir (antiviral), trimetropina (antibiótico), heparina (anticoagulante), tapones para catéter, vincristina, filgrastim, trastuzumab, cloropiramina, entre otros.

Para la diabetes: metformina, dapagliflozina, insulina isófana, insulina glargina, insulex y ditagnictina, entre otras. Para la hipertensión: telmisartán, olmesartán, losartán, entre otros. Y en vacunas contra la influenza y el COVID.

Expuso que, de acuerdo con la revisión del Instituto Farmacéutico México (Inefam), “se registra una importante participación de adjudicaciones directas, más de 50%”.

Argumentó que “las compras consolidadas siguen mostrando sólo una presencia parcial en la compra, con graves efectos en el comportamiento general del sector, presionado por adquisiciones crecientes vía adjudicaciones directas”.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *