Petróleos Mexicanos (Pemex) está buscando fondos para pagar casi 10 mil millones de dólares en bonos este año, una suma que ni la compañía ni el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador incluyeron en sus presupuestos anuales.

Si bien López Obrador prometió que su Gobierno intervendría para ayudar a la empresa si es necesario, la Secretaría de Hacienda espera que Pemex pague la deuda en el primer trimestre.

Luego de brindar apoyo financiero a la petrolera en los últimos años a través de exenciones tributarias e inyecciones de capital, el Gobierno dejó de cubrir las amortizaciones de deuda de Pemex en el segundo semestre de 2022.

Eso llevó a los inversionistas a preguntarse si el la petrolera recurrirá a los mercados internacionales; intentará vender facturas de productos petroleros impagas, o buscará otras formas de conseguir financiamiento.

“Ha quedado claro que, bajo esta Administración, no habrá un rescate significativo de Pemex”, dijo Roger Horn, estratega senior de SMBC Nikko Securities America en Nueva York. Grandes ventas de activos similares a la liquidación de la estatal Petróleo Brasileiro también parecen poco probables, agregó.

La compañía no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *