El rey Carlos III se comprometió este sábado a seguir el ejemplo de su difunta madre, la reina Isabel II, cuando fue proclamado oficialmente nuevo monarca de Gran Bretaña en una ceremonia histórica que contó con pompa, tradición centenaria y gritos de “Dios salve al rey”.

La muerte de la reina Isabel II, de 96 años, el pasado jueves después de 70 años en el trono puso en marcha planes establecidos desde hace mucho tiempo y altamente coreografiados para días de duelo nacional y un funeral de estado que se llevará a cabo en poco más de una semana.

Carlos, de 73 años, sucedió inmediatamente a su madre, pero fue hasta este sábado que se reunió un Consejo de Adhesión para ser proclamarlo rey en St James’s, el palacio real más antiguo del Reino Unido que fue construido por orden de Enrique VIII en la década de 1530.

Seis ex primeros ministros, obispos de alto rango y una gran cantidad de políticos gritaron “Dios salve al rey” cuando se aprobó el anuncio.

“Soy profundamente consciente de esta gran herencia y de los deberes y las pesadas responsabilidades de la soberanía que ahora me han pasado”, dijo Charles.

Esta fue la primera proclamación de un monarca en ser televisada. Para la mayoría de los británicos, fue el primer evento de este tipo en su vida, ya que Isabel II fue la única monarca que conocieron.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *