Al menos 27 de los 51 migrantes muertos al interior de un tráiler abandonado en Texas son mexicanos, confirmó el cónsul de México en San Antonio, Rubén Minutti Zanatta. El canciller Marcelo Ebrard aseguró que ambos países trabajarán conjuntamente para dar con los responsables que traficaron y abandonaron a los migrantes.

Por lo pronto, la Fiscalía General de la República (FGR) inició una investigación por hechos posiblemente constitutivos de delitos que se pudieron haber cometido en territorio nacional y mandó peritos a San Antonio. Mientras, el Instituto Nacional de Migración (INM) aseguró que gracias a la tecnología instalada en la frontera es imposible que el vehículo haya cruzado a ese país desde México con los indocumentados a bordo.

Autoridades texanas confirmaron que hay tres personas detenidas, entre ellas el conductor del vehículo, y dos de origen mexicano que fueron encontradas con armas. Sobre la tragedia, el presidente Andrés Manuel López Obrador opinó que se trata de una “amarga prueba” de que se debe apoyar a la gente para que no salga de sus pueblos, en tanto Joe Biden, mandatario estadunidense, subrayó que es necesario “luchar contra la multimillonaria industria criminal que abusa de los migrantes y conduce a la muerte a demasiados inocentes”.

A la exigencia de justicia se sumaron Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno capitalina, el embajador Ken Salazar, legisladores de todos los partidos, la ONU y Amnistía Internacional, entre otros.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *