Colombia eligió ayer al primer presidente progresista de su historia, el senador y ex guerrillero Gustavo Petro, quien se impuso en la segunda vuelta electoral con un discurso de cambio y la promesa de transformar un país dividido y en crisis, dejando atrás el odio e impulsando una política del amor, sin dejar de lado el capitalismo.

Petro, de 62 años, candidato del Pacto Histórico, venció con 50.44 por ciento (11 millones 281 mil dos votos), al millonario independiente Rodolfo Hernández, quien obtuvo 47.34 por ciento (10 millones 580 mil 399 sufragios), según el cómputo oficial. Fue una ventaja de 700 mil 603 votos.

“A partir de hoy, Colombia cambia; un cambio real que nos conduce a algunos de los planteamientos que hemos hecho en estas plazas: la política del amor (…), del entendimiento y el diálogo”, dijo Petro en su discurso de victoria.

Hernández, un outsider sin partido político, de 77 años, reconoció su derrota, lo que aplacó el temor de protestas ante un desenlace ajustado. Durante la tensa jornada, Petro denunció sospechas de fraude.

En el centro de Bogotá, miles de seguidores, la mayoría jóvenes, estallaron de júbilo. “Sí se pudo”. “No más guerra”, fueron las principales consignas de la multitud congregada, que también hacía también la “ola del cambio” en el Coliseo Movistar Arena.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.