El presidente Joe Biden y su esposa Jill, acudieron a Uvalde y fueron recibidos por una comunidad dolida que pidió ayuda al mandatario para regular la venta de armas y le agradeció la solidaridad de ir a sentir la pena que viven 21 familias en una ciudad marcada por la masacre.

Al visitar a las familias que intentan sobreponerse a la tragedia que los marcó con el asesinato de 19 niños y niñas y dos maestras en la escuela primaria Robb, recibieron agradecimientos, pero también reclamos.

«Haz algo», le gritaron al presidente los vecinos y visitantes que llegaron de comunidades aledañas a solidarizarse con los deudos. El mandatario les respondió: «¡lo haremos!». ¡Gracias por su visita!, se leía en algunos carteles que mostraron las personas que lograron quedarse hasta adelante de las vallas metálicas que resguardaron los sitios visitados por Biden y su esposa.

Los acompañó el gobernador de Texas, Greg Abbott, cuya postura a favor de las armas tiene a esta comunidad enardecida en su contra.

«A todos los afectados por el horrible tiroteo en la escuela primaria en Uvalde, Texas: Estamos de duelo con ustedes. Oramos contigo. Estamos contigo. Y estamos comprometidos a convertir este dolor en acción», dijo Biden en sus redes sociales. Esta ciudad no volverá a ser la misma, quedó marcada por la masacre de aquella mañana de martes.

Los rostros de los 19 niños y niñas, hoy son llorados tanto en el memorial afuera de la escuela que aun es resguardada por la policía al ser la escena del violento crimen de 21 personas, así como en su plaza principal, alrededor de cuya fuente fueron colocados cientos de velas, arreglos florales y las fotografías de cada una de las víctimas.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *