Las ventas minoristas aumentaron con fuerza en abril en Estados Unidos, ya que los consumidores compraron vehículos de motor en medio de una mejora de la oferta y frecuentaron restaurantes, lo que supuso un fuerte impulso para la economía en el inicio del segundo trimestre.

El Departamento de Comercio informó que las ventas minoristas aumentaron 0.9 por ciento el mes pasado. Los datos de marzo fueron revisados al alza para mostrar un avance de las ventas de 1.4 por ciento, en lugar de 0.7 por ciento comunicado anteriormente.

El amplio aumento de las ventas minoristas sugiere que la demanda se mantiene fuerte a pesar de la elevada inflación y apacigua los temores de que la economía se dirija a la recesión.

El aumento de los salarios, debido a que las empresas deben disputarse a los escasos trabajadores, y los enormes ahorros acumulados durante la pandemia del covid-19 están apuntalando el gasto. Los consumidores también están aumentando el uso de las tarjetas de crédito.

“Dada esta muestra de fortaleza por parte de los consumidores, las especulaciones de que la economía estadunidense está en peligro de caer en una recesión inminente parecen muy equivocadas”, dijo Paul Ashworth, economista jefe de Capital Economics en Nueva York.

Las ventas al por menor son en su mayoría de bienes y no se ajustan a la inflación, que parece haber alcanzado un máximo en abril.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *