El presidente estadounidense, Joe Biden, acusó este martes a su homólogo ruso, Vladimir Putin, de estar perpetrando un “genocidio” en Ucrania, un término que hasta ahora la Administración estadounidense había evitado.

“Estoy haciendo todo lo que está en mi poder a través de órdenes ejecutivas para que baje el precio y afrontar la subida de precios de Putin. Su presupuesto familiar, sus opciones para llenar el depósito, no deberían depender de si un dictador declara una guerra y perpetra un genocidio a medio mundo de distancia”, ha afirmado Biden durante un acto en Menlo, Iowa, según recoge el periódico ‘The Hill’.

La Administración Biden ha acusado a Putin de crímenes de guerra, pero hasta ahora no se había referido a sus acciones en Ucrania como “genocidio”, un término que sí ha empleado el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

Esta escalada semántica se produce tras las masacres de Bucha, donde han aparecido más de 400 cadáveres, muchos de ellos de civiles maniatados, y en la estación de Kramatorsk, donde misiles rusos acabaron con la vida de más de 50 personas.

Hace una semana, cuando la prensa preguntó a Biden si creía que lo ocurrido en Bucha era un genocidio, el mandatario respondió que no. “No, creo que es un crimen de guerra”, dijo.

De acuerdo con Reuters, se espera que el gobierno estadounidense anuncie este miércoles otros 750 millones de dólares de ayuda militar para Ucrania en su lucha contra las fuerzas rusas, revelaron a la agencia dos funcionarios estadounidenses familiarizados con el asunto.

El equipo se financiaría usando la Autoridad de Retiro Presidencial, o PDA, en la que el presidente puede autorizar la transferencia de artículos y servicios de las existencias estadounidenses sin la aprobación del Congreso en respuesta a una emergencia.

Uno de los funcionarios dijo que aún se estaban tomando determinaciones finales sobre la combinación de equipos.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *