Miles de civiles abandonaron ayer el este de Ucrania desde Kramatorsk, donde un ataque con misil dejó más de 50 muertos y un centenar de heridos el viernes pasado, al tiempo que las fuerzas rusas mantenían su ofensiva con bombardeos en Dnipro, Járkov y Mariupol.

Las evacuaciones de miles de civiles se reanudaron el sábado desde Kramatorsk, en el este de Ucrania ante las previsiones de un nuevo ataque, reportaron las agencias Afp y Ap.

Las fuerzas rusas informaron haber sacado en las últimas 24 horas a casi 19 mil personas, entre ellas casi 3 mil niños, de varias regiones de Ucrania y las repúblicas populares de Donietsk y Lugansk, informó el jefe del Centro Nacional de Gestión de Defensa de Rusia, Mijaíl Mízintsev, quien destacó que su gobierno suministró ya más de 10 mil toneladas de ayuda humanitaria a Ucrania.

El presidente ucranio, Volodymir Zelensky, aseguró que su país se prepara para una arremetida rusa. “Tristemente, vemos los preparativos para batallas importantes, algunos dicen que serán decisivas, en el este”, declaró.

“Estamos listos para combatir, pero también para terminar esta guerra recurriendo a la diplomacia”, agregó, en referencia a las negociaciones de paz con Moscú.

El negociador ucranio, Mijailo Podoliak, declaró que su gobierno espera fortalecer su postura en las negociaciones después de vencer las batallas que se avecinan en las zonas este y sureste.

“Ucrania está lista para ganar grandes batallas, incluso en el Donbás. Cuando eso ocurra, el país tendrá una posición negociadora fuerte que le permitirá dictar ciertas condiciones”, declaró Podoliak.

A seis semanas de la invasión rusa, Moscú se centra ahora en el este y sureste de Ucrania, luego de que una dura resistencia frustró sus planes de capturar Kiev.

Con miles muertos en combates y más de 11 millones de desplazados, el presidente ucranio pidió a Occidente seguir el ejemplo británico con ayuda militar, en un mensaje por video.

En tanto, al menos 10 civiles murieron y 11 resultaron heridos el fin de semana en ataques alrededor de Járkov, en el este.

Las autoridades de la región que incluye a Dnipro, la cuarta ciudad más poblada de Ucrania, informaron que el aeropuerto fue impactado ayer en dos ocasiones por misiles.

En tanto, el comando militar ucranio indicó que las fuerzas rusas continúan el asedio en Mariupol, la ciudad portuaria clave que ha estado bajo ataque durante casi seis semanas.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *