Conforme avanza la Semana de la Moda de París, que concluirá este próximo martes 8 de marzo, los grandes conglomerados de empresas de lujo del sector de la moda toman medidas económicas contra Rusia e informan del cese de operaciones dentro del país.

Este viernes, LVMH, que cuenta con más de 70 compañías subsidiarias y emplea a 3 mil 500 personas en Rusia, anunció la suspensión “temporal” de actividades en sus 124 tiendas. Poco tiempo después, grupo Kering informó lo mismo respecto a sus seis puntos de venta en Moscú, Rusia.

Kering, propietario de firmas como Gucci, Balenciaga y Bottega Veneta, también avisó que tanto el grupo como sus filiales continuarán apoyando a sus equipos, conformados por alrededor de 180 empleados; además, Kering informó que seguirá monitoreando de cerca la evolución del conflicto. 

Con una facturación anual de 30,000 millones de euros (mde), según datos de Euromonitor, Rusia es el noveno mercado más importante para la industria textil.

Aún así, de acuerdo con información de la compañía de servicios financieros Jefferies, el gasto ruso en el segmento de lujo equivale solo al 6% del consumo de lujo en China y al 14% del estadounidense.

Por otra parte, algunas de las empresas de lujo se solidarizaron con el pueblo ucraniano y aportaron con donaciones a diversas organizaciones; LVMH donó 5 mde al Comité Internacional de la Cruz Roja; Chanel, 2 mde a la ONG Care y a ACNUR; mientras que Louis Vuitton entregó 1 mde a Unicef.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *