El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que Alemania es un aliado «confiable» en la crisis sobre Ucrania, ese a las diferencias que ha habido en la gestión de ambos países a la crisis entre Rusia y Ucrania, e insistió que la relación con Alemania no se ha debilitado.  «No hay necesidad de recuperar la confianza. (Alemania) Tiene la completa confianza de los Estados Unidos», subrayó el mandatario estadunidense.

La situación representa un giro diplomático para Biden, quien elogió su relación con Merkel en una reunión en la Casa Blanca en julio: “Los buenos amigos pueden estar en desacuerdo” en asuntos que incluyen cómo cada uno llevó las relaciones con Rusia, dijo en ese momento. Biden reiteró que si Rusia invade Ucrania «no habrá Nord Stream 2», mientras el canciller alemán, Olaf Scholz, evitó aclarar si está dispuesto a suspender los permisos para ese gasoducto. «Si Rusia invade, y eso significa tanques y tropas cruzando la frontera de Ucrania, ya no habrá un Nord Stream 2, le pondremos fin», dijo Biden en una rueda de prensa conjunta con Scholz en la Casa Blanca.

Sin embargo, preguntado al respecto, Scholz evitó confirmar expresamente si está dispuesto a suspender los permisos para el gasoducto en caso de que Rusia invada Ucrania, como temen Estados Unidos y sus aliados europeos.

«Estamos actuando juntos. Estamos absolutamente unidos y no tomaremos pasos diferentes. Tomaremos los mismos pasos, y serán muy, muy duros para Rusia, y ellos lo entenderán», aseguró Scholz.

Ambos anunciaron que habían acordado un paquete de «fuertes sanciones» que impondrán a Rusia si ataca Ucrania, pero Scholz se resistió a citar el gasoducto entre las consecuencias económicas preparadas para Moscú, a pesar de las preguntas de los medios. Sí que insistió en que la respuesta de los miembros de la OTAN será «unánime» en cuanto a las sanciones.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *