El Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS) en Estados Unidos confirmó, a través de imágenes satelitales, que Corea del Norte ha construido cerca de su frontera con China una base destinada a albergar misiles balísticos intercontinentales.

El informe apunta a que la construcción de Hoejung-ni, que comenzó hace 20 años y es una de las 20 bases de misiles balísticos que nunca han sido declaradas por Corea del Norte. Asimismo, ha estimado que su disposición y diseño general “es diferente a las bases operativas de misiles más antiguas”, siendo un posible modelo la base de Sangnam-ni.

“El momento de la construcción de estas dos bases sugiere que su construcción puede haber sido secuenciada, siendo Sangnam-ni la primera, como parte de una tercera fase en el desarrollo de Corea del Norte de su cinturón de misiles balísticos estratégicos o de retaguardia”, ha subrayado el informe.

“Hasta que no se sepa más, esta última capacidad debe caracterizarse como una capacidad de lanzamiento ‘potencial’ o ‘de emergencia’, ya que el verdadero estado operativo de los diversos programas de misiles balísticos intercontinentales de Corea del Norte y las unidades equipadas con ellos siguen siendo una de las incógnitas más importantes en relación con la Fuerza Estratégica”, ha agregado el CSIC en el comunicado.

Además, el informe ha alertado de que “en caso de que no se disponga de misiles balísticos intercontinentales operativos a corto plazo, es probable que se desplieguen misiles balísticos de alcance intermedio (IRBM)”, recordando que Corea del Norte probó un IRBM Hwasong-12 en enero.

El comunicado del CSIS llega tras una reciente prueba de un misil por parte de Corea del Norte. Pyongyang ensayó la semana pasada lo que, según las primeras estimaciones internacionales, se trataba de su primer misil de medio alcance (IRBM) en cinco años, la última de una de las series de pruebas balísticas más largas de tiempos recientes y concebida, en opinión de los expertos, como una llamada de atención a la comunidad internacional, comenzando por Estados Unidos, para reactivar las paralizadas conversaciones sobre su programa nuclear.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *